20 octubre, 2021
Inicio Álora eterna Cofradías Cuarto siglo de devoción a la Virgen de la Cabeza

Cuarto siglo de devoción a la Virgen de la Cabeza

La historia eclesiástica de la ciudad de Álora, está llena de continuas referencias a nuestra Sagrada Titular que comparte el patronazgo del municipio con otras devociones. El reconocimiento efectivo del mismo lo encontramos en el decreto HC-351-B de fecha 29 de mayo de 2000 firmado por el Reverendísimo Señor Obispo don Antonio Dorado de tan grato recuerdo para todos los perotes.

Aunque sabemos que ya en 1635 existía la Cofradía de la Virgen de la Cabeza, por el pie de cruz que se conserva en el museo de Álora encontrado junto a su Ermita;  dice don Antonio Bootello Morales, insigne historiador y abogado de Álora, en sus Apuntes Históricos de la Hojita Parroquial número 323 de 1 de junio de 1926: “…no sabemos cuándo se fundó  ni cuando Álora la eligió como Patrona  pero, si se conoce su existencia porque en los libros de la Colecturía se encuentra en varios asientos, como el de 28 de noviembre de 1644 relativo al fallecimiento de Francisco de Reina, Ermitaño de la Virgen de la Cabeza y otro fechado en mayo de 1656 donde consta que Alonso Ruiz de la Cueva, Mayordomo de la Cofradía de Nuestra Señora de la Cabeza, entregó cierta cantidad al colector para aplicación de misas por los hermanos difuntos de dicha Cofradía….”

Es don Antonio quien más datos ha aportado a la historia eclesiástica de Álora; encontrar la Hojitas Parroquiales escritas por él, desde noviembre de 1912 hasta octubre de 1930 fue como encontrar un tesoro donde las crónicas de las procesiones desde la Ermita de Santa Brígida a la Iglesia Parroquial de Álora rezuman el esplendor de una tradición que alternaba  salidas procesionales con la asistencia a Andújar participando en la Romería más antigua de España. 

Cada mes de abril se anuncia su salida procesional con la subida el último sábado de abril a la Parroquia, Solemne función en ésta en la mañana del domingo y posterior procesión por la tarde de vuelta a su Ermita. Especial mención hemos de hacer cuando llegaba el cortejo a la entrada de Álora donde existe un puente que desde tiempo inmemorial se denomina de la Cabeza, por ser allí donde las autoridades recibían a la procesión en tiempos en los que este enclave quedaba en las afueras de la ciudad que tenía un núcleo urbano mucho más reducido que en la actualidad.

En la Hojita Parroquial número 61 de 1 de mayo de 1915 aparece que: “ don Sebastián Pérez Souvirón tiene el proyecto de restaurar la Ermita de Santa Brígida donde se venera a Nuestra Patrona la Santísima Virgen de la Cabeza y por este motivo se ha retenido este año su bendita imagen en la Parroquia.”

Una gran restauración que se llevó a cabo desde 1915 hasta 1919 y que costó la friolera de 10.000 ptas., recaudadas entre los feligreses. Durante estos cuatro años permaneció nuestra bendita imagen en la Parroquia.

El 28 de Febrero de 1919 con motivo de la estancia en Álora de los ilustres misioneros Beato Tiburcio Arnaiz y José Rodríguez, de la Compañía de Jesús, salieron en procesión las imágenes del Niño Jesús y de la Santísima Virgen de la Cabeza recorriendo las principales calles de la población como se publica en la Hojita Parroquial número 149 de 15 de marzo de 1919 en una carta que don Manuel Domínguez Naranjo, Párroco de Álora, le envía al Excelentísimo Ilustrísimo Señor Obispo.

En la Hojita Parroquial  -número 154 de 29 de mayo de 1919-, se informa que terminadas las obras de la Ermita de Santa Brígida el sábado 7 de junio a las 7 de la tarde, se llevará en Solemne procesión a su Ermita por el Camino Nuevo y Carretera la bendita imagen de Nuestra Patrona la Santísima Virgen de la Cabeza. El domingo a las siete de la mañana se bendecirá aquella iglesia por un delegado de nuestro Reverendísimo Señor Obispo, celebrándose a continuación Misa Solemne, con sermón.

A partir de 1920 se retornan las tradicionales procesiones de subida a la Parroquia y vuelta a su Ermita. En 1922, 1923, 1924 aparece la elección de dos Mayordomos de la Santísima Virgen de la Cabeza cada año, lo que hace suponer que así estaría establecido en nuestros estatutos.

En mayo de 1930 en el número 419 se informa que no habiéndose podido celebrar la función a la Santísima Virgen de la Cabeza, según costumbre en el pasado mes de abril, tendrá lugar el domingo segundo de mayo, día 11, a la hora de la Misa Mayor. La Imagen se traerá a la Parroquia procesionalmente la víspera por la tarde, y en la misma forma se volverá al Santuario de Santa Brígida la tarde del domingo.

La última mención encontrada en las Hojitas Parroquiales de las fiestas patronales es la publicada en el número 442 de 15 de abril de 1931, donde se informa de las tradicionales procesiones y solemne función en honor de la Santísima Virgen de la Cabeza.

Tras la desaparición de la antigua imagen en la guerra civil española, desaparecieron también los cultos a nuestra Patrona. Aun cuando a mediados de los años 40 se volvió a tener una nueva imagen, la actual, no volvió a procesionar hasta el 30 de abril de 1967, sólo por las calles de la Barriada de la Estación.

Ésta ausencia de culto externo a nuestra Patrona durante más de treinta años, hizo que varias generaciones desconociera su existencia y quedará olvidada en la Ermita de Santa Brígida. 

Sin embargo las palabras de don Antonio Bootello  “Allí la imagen de la Santísima Virgen de la Cabeza, está como diciendo a todos los que se acercan a nuestro pueblo: ahí arriba y aquí alrededor mío viven mis hijos, yo soy su abogada y protectora y aquí permanezco defendiéndolos; ellos me han consagrado este lugar y aquí oiré siempre sus plegarias”, fueron recuperadas cuando los más jóvenes de  la Barriada Estación que desde 1992 hasta la fecha, recuperaron una llama que parecía apagada y que poco a poco la  han reconvertido en una de las raíces identificativas de nuestra cinco veces centenaria ciudad.

Uno de los momentos más señalados de este cuarto de siglo se producía en la procesión del veintiséis de abril de dos mil quince; haciéndose efectiva la propuesta de la Junta de Gobierno al Cabildo de Hermanos que concentraba la salida procesional en la mañana del último domingo de abril, quedando pendiente para una futura modificación la supresión del punto primero -artículo  47- de los estatutos de la refundación.

Los actuales rectores, muy acertadamente, en 2017 programaron una serie de efemérides  muy ilustrativas, con motivo de las Bodas de plata de una ansiada reorganización, entre las que destacó el mes completo en el que la Virgen volvió a hacerse presente en la Parroquia. 

Así que en cada primavera de una manera propia y peculiar, un colectivo de fieles devotos intentamos acercarnos a Dios a través de su Madre,  expresando públicamente con cada salida procesional en Santa Brígida o en el núcleo urbano la culminación de todo un año de actividad en favor del prójimo, la manifestación de una tradición secular -como aquí ha quedado constatado- y sobre todo la expresión de un sentir religioso, anunciando públicamente nuestra esencia cristiana y  nuestra integración como parte activa de la comunidad parroquial de Álora.

Francisco Lucas Carrasco Bootello

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Congreso internacional de cofradías

Álora presente en el IV congreso internacional de Hermandades y Cofradías por medio de la comunicación "NAVAS-PAREJO, influencia y repercusión de un malagueño universal...

Primera procesión tras la pandemia

Con ilusión hemos recibido los hermanos de Jesús la noticia de que nuestro Crucificado saldrá en procesión el próximo 23 de octubre con motivo...

Castillo Almodóvar del Río

Totalmente recomendable para los enamorados de la Edad Media. La  visita nos va marcando nuestro propio ritmo. Se realiza con la ayuda de un...