5 diciembre, 2021
Inicio A los pies del Nazareno Pregones XXIII Pregón de la Semana Santa de Álora (2009)

XXIII Pregón de la Semana Santa de Álora (2009)

PREGÓN 2009

Pronunciado por Don Cristóbal Meléndez Vergara el viernes 27 de marzo de 2009 y coordinado por la Venerable Hermandad de Nuestra Señora de la Piedad y Santa Veracruz.

 

Al pie de la cruz, sentada está

la Virgen María, muy triste y

acongojada sin consuelo ni alegría.

Teniendo muerto en sus brazos la prenda

que más amaba, la prenda que más quería,

y mirándole las llagas que en pies y

manos tenía, también las del costado,

el corazón le partía.

 

Reverendos Cura-Párroco y Vicario-Parroquial

Señor Alcalde

Hermanas y Hermanos Mayores

Autoridades

Señoras y Señores

Amigos todos.

 

 

De bien nacidos es ser agradecidos.

Por ello quiero empezar mi intervención mostrando ese agradecimiento en primer lugar a un hombre que lo ha sido todo en el mundo cofrade perote, y no menos insigne pregonero de nuestra Semana Santa 2008, por las palabras que me ha dedicado al hacer la presentación; de nuevo gracias Antonio aunque no merecía tanto. En cualquier caso, las palabras que pronunciaste durante tu intervención allá por la Cuaresma del pasado año, han puesto el listón muy alto y difícil de superar para quien sólo tiene como título y aval, su amor a este pueblo, su amor a la Semana Santa y una gran devoción a la Virgen de la Piedad.

 

Unos días después de la Semana Santa del año pasado, un Domingo a la salida de Misa, me encuentro con mi buen amigo Juan Antonio Becerra. Después de escucharlo en silencio, descubrí que me estaba proponiendo ser el próximo pregonero. Me lo pidió en nombre de la Junta de Gobierno. Lo medité mucho, lo pensé aún más, lo dudé, y finalmente después de unos días acepté. ¡Y aquí estoy!.

¡Gracias! a la Junta de gobierno de la Venerable Hermandad y Cofradía de nazarenos de Nuestra Señora de la Piedad y Vera-Cruz, por haberme otorgado tan alto honor. Ofrecerme ser pregonero, es el mejor regalo que podía recibir de mi cofradía. Ser cantor oficial de la Semana Santa de Álora, es una gran responsabilidad y un aviso para la propia modestia, además del máximo galardón al que puede aspirar un cofrade, pero al mismo tiempo me permite satisfacer un sueño: exponer, sacar de mi interior un cúmulo de sensaciones, vivencias y nostalgias que uno, muchas veces, siente la necesidad de compartir.

 

 

Qué difícil tarea se me ha encomendado, y que gran orgullo haber sido elegido para la misma.

 

Sé que no me acompañan los recursos académicos suficientes para hacer un pregón de bella narrativa y brillante oratoria, pero no es menos cierto que en Semana Santa, cada trono, cada esquina , cada sombra de este bendito pueblo conmueven enormemente mi corazón. Ayudado de esta motivación y sabiendo que la Virgen de la Piedad también pondrá algo de su parte, fueron razones suficientes para escribir este pregón, que espero sea preludio de hermandad, capaz de despertar sentimientos dormidos, y unirnos a todos en una misma dirección.

 

 

 

Muchas veces, mientras escribía y preparaba mi pregón, soñaba con esta noche y al mismo tiempo sentía el miedo de la responsabilidad y la soledad del atril en que me encuentro en este momento. No en vano a partir de este día, pasaré  a formar parte de esa gran saga de pregoneros con los que ha contado siempre una de las Semanas Santas con más solera de toda la provincia de Málaga. Por eso durante tantas horas de preparación siempre tenía en mi pensamiento la misma pregunta: ¿podré hacerlo como el pueblo de Álora se merece?

 

Quiero que me comprendan, porque desde pequeño he vivido, he trabajado y he luchado por lo más preciado para un perote: su Semana Santa. Cada vez que ese miedo me aparecía, me serenaba sólo al pensar que la cofradía de la Piedad había puesto en mí toda su confianza. Lo que puedo asegurarles es que mis palabras salen del corazón y que lo que más deseo es que sirvan para anunciar y pregonar lo mejor posible el sentir de todos los cofrades de Álora.

 

 

 

El verdadero artífice de que hoy esté yo aquí no es otro que un sacerdote. El supo entender y guiar a un gran grupo de jóvenes recién iniciado el bachillerato, y nos dio toda su confianza para hacernos cargo de la Cofradía de la Piedad. Muchos de los que estamos hoy aquí le debemos buena parte de nuestra formación cristiana.

 

Don Francisco Ruiz Salinas, o como todos le llamamos “El Cura Paco”.  Gracias por habernos enseñado muchos de los valores de la vida, entre ellos el amor al prójimo.

 

Igualmente gracias a todos los amigos que me han mostrado sus testimonios de cariño desde que se conociese mi designación como pregonero y en especial a mi familia: a mi esposa y a mis hijos Cristóbal y Andrés, que me han prestado tantas y tantas horas para dedicárselas a éste pregón. Y mis gracias más emotivas a la Virgen que me enseñó a orar bajo el peso de sus varales, a mi Virgen de Flores.

 

Vaya también un entrañable recuerdo para aquellos que, durante muchos años, fueron el sostén, el empuje y la fuerza de nuestra Semana Mayor y que hoy descansan en la paz del Señor.

 

 

 

Decir  Semana Santa es también decir “recuerdos y vivencias”, no en vano son casi treinta años trabajando de una forma u otra por nuestras Cofradías. Ha querido el destino que yo haya tenido la suerte de haber nacido en Álora, e involucrarme plenamente en nuestra Semana Santa. Haber vivido mi juventud rodeado de amigos que amaban y aman nuestra Semana Mayor, que han sabido transmitirlo a los demás a través de sus hechos y sus palabras, a veces dedicándole más tiempo que a su propia familia.

 

Son muchos recuerdos, pero de entre todos destacaría el de unos jóvenes manos a la obra, en el antiguo y queridísimo “Panteón” de esta Parroquia.

 

Con toda la ilusión del mundo, pintando unos faroles viejos, con lo único que por entonces tenía la Cofradía: un tarro de purpurina y una brocha. ¿Verdad? Tomás, Fran, Mancera, Francis, Juan Antonio, Pepe y tantos y tantos que tuvimos la gran suerte de vivir aquellos inolvidables años viendo pasar por allí, también trabajando para su queridísima Virgen de los Dolores a Paco el de la Balita, quien fue para muchos jóvenes cofrades una auténtica enciclopedia  de la que beber. Gracias Paco por habernos aguantado tantas tardes de Cuaresma.

 

Recuerdo con mucho cariño las horas (a veces tardes enteras) pasadas en la carpintería del gran artesano local “Paco el Cantúo”, viendo como sacaba esas magníficas tallas de dentro de unos maderos, para componer ese gran altar que es el trono de Nuestra Señora de la Piedad.

 

Las noches en el almacén del “quebraero” intentando restaurar con nuestras propias manos el antiguo trono de “Dolores”. O uno de los días más grandes, con la bendición del nuevo grupo escultórico tallado por el imaginero José Dueñas, y su posterior traslado a la Veracruz, fecha inolvidable para todos los cofrades de la Piedad: siete de Abril de dos mil uno.

 

 

 

Pero ahora es el momento del futuro, curiosamente y porque el destino así lo ha querido, ligado al pasado de hace cuarenta años, cuando por una crisis económica sólo se procesionaron Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto y María Santísima de la Soledad. Pero como decía anteriormente, es el momento del futuro, de nuestra Semana Mayor de dos mil nueve, preparémosla desde lo más profundo de nuestra fe cristiana. Estos días serán de alegrías, silencios, penitencia y oración por nuestras calles, que desde hace siglos son calles con sabor a cofradías, calles que se convierten en un templo vivo de oración, en verdaderas catequesis en esta singular Jerusalén que es nuestra Álora la bien cercada.

 

Para que todo vuelva a suceder puntualmente cada año, como ya se dijo en este atril y en este acto:

¡Nos hacen falta muchos cofrades y menos semanasanteros!

¡Nos hace falta más compromiso y menos indiferencia!

¡Más juventud y menos incomprensión! ¡Más unión y menos rivalidad!

¡Nos hacen falta menos golpes de pecho y más labor social!.

 

A ser cofrade, no se aprende en ninguna universidad, en ninguna escuela, o en ningún foro. No significa pertenecer a una Hermandad y pagar su cuota. No significa ponerse la medalla, la túnica y salir en procesión.

 

¡Ser cofrade es sentirse “nazareno durante todo el año”!

¡Ser cofrade es mostrar la cara y denunciar la injusticia!

¡Es ayudar al oprimido!

¡Es sentirse al lado de tantas familias que están padeciendo la situación actual de paro y desempleo!

¡Es denunciar la arrogancia y la soberbia!

¡Ser cofrade es mostrarnos en contra de cualquier tipo de violencia y terrorismo!

¡Es dar la mano al que cae en la droga, la apatía o la desesperación!

¡Ser  cofrade es ser CRISTIANO con mayúsculas!

 

 

 

Siempre que desde lo más íntimo de nuestros corazones aflore el verdadero sentido de lo puramente religioso, también los cofrades nos sumamos con ambición a la tarea evangelizadora. Dentro de la Iglesia simbolizamos rituales que alimentan y enriquecen nuestro espíritu. En la calle, en las procesiones, oramos en penitencia a Dios, debajo del trono de un Cristo o acompañando a una Virgen, porque hay algo más que la pura representación, algo más que fiesta y folklore: “HAY FE”.

 

La Semana Santa es una expresión popular de fe, sin lugar a dudas, aunque se ha convertido también en una expresión de arte, de costumbres cada vez más arraigadas, que hacen que cada año se repita la escenificación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús.

 

 

 

En una sociedad materialista, pobre de espíritu, donde el dinero y el enriquecimiento personal es una obsesión casi generalizada, no debe rivalizar nunca el cielo con la tierra, el amor y el alma, la Iglesia con la misma Iglesia. Y tengamos siempre presente lo que nos dijo el Papa Benedicto XVI cuando se dirigió a las hermandades y cofradías: “La Iglesia necesita de las cofradías para llevar el anuncio del Evangelio de la caridad a todos”.

 

Os pido desde lo más profundo de mi alma y con la humildad de un cofrade perote: ¡dejad que hagamos Iglesia!, dentro de nuestras túnicas, bajo nuestras faraonas, con lágrimas en los ojos, que sí, os juro que son de verdad; en procesión, al lado de nuestros cristos y vírgenes  ¡dejadnos, aunque sólo sea por una semana, amar a nuestra manera! ¡vivir la Semana de pasión a nuestra manera! Y que Dios nos dirija a todos al verdadero sentido de nuestras vidas.

 

Y a todos vosotros una petición: nazarenos, hombres de trono, músicos, Juntas de Gobiernos. Saldremos dentro de unos días a encontrarnos de nuevo con nuestro pueblo, debemos dar ejemplo siempre y en cada lugar como auténticos cofrades, o sea, como católicos comprometidos con su Fe, con nuestras tradiciones y con nuestra inconfundible forma de expresar nuestro amor hacia Jesucristo.

 

 

 

 

 

 

Nuestro pueblo se va transformando poco a poco y casi sin darnos cuenta por el frenético ritmo de los preparativos, reuniones, cabildos y demás tareas en la que nos sentimos inmersos durante la cuaresma, se nos presenta el traslado de la Virgen de los Dolores. Es llevada desde el altar a su trono, al trono de la Dolorosa de Álora. En silencio absoluto y con el antiquísimo canto de los siete dolores, en el marco incomparable de la Encarnación.

 

Quizás y siempre bajo el punto de vista de éste pregonero, uno de los actos más auténticos, una inconfundible seña de identidad que esta Cofradía ha sabido mantener para el engrandecimiento de nuestras tradiciones.

 

 

 

En nuestro querido pueblo empezamos muy pronto, con el Sábado de Pasión. Cuando aún Jesús no ha realizado su entrada triunfal entre palmas y olivos, ya rezamos los perotes a Jesús atado a la columna, ya suspiramos cuando vemos tus manos atadas y enmorecidas, tus manos malheridas y sangrantes, victimas  del incesante y constante tormento.

 

Ya sí, ahora llegas a todo tu pueblo y Álora entera puede oírte pedir que soltemos tus manos para decir en voz alta “BASTA” de odios, violencias, guerras y egoísmos. Pero tus manos siguen atadas y cuando volvemos a verte por nuestras calles, comprendemos que las manos que de verdad quieres desatar deben ser las nuestras, para que tengamos paz, esperanza y justicia. Ahora si lo entendemos.

 

Debemos dar las gracias muy merecidas a ese grupo de jóvenes que con fuertes alas han elevado a lo más alto a este titular. Que vuestra meta sea un horizonte nuevo de vida cofrade, signo de nueva esperanza, con semblante de juventud; que el cansancio no anide en vuestras mentes, volad cada año más alto, para así, hacer a vuestra Archicofradía más sólida.

 

 

 

 

 

 

DOMINGO DE RAMOS

 

Llegó el día tan esperado para los cofrades, por fin, Domingo de Ramos. Álora reluce como recién creada y el cielo más celeste que ningún día del año.

 

“Al llegar cerca de Betania, junto al monte llamado de los olivos, envió a dos discípulos, diciendo: Id a la aldea de enfrente, al entrar encontraréis un borriquillo atado, sobre el que nadie ha montado aún, desatadlo y traedlo. Y si alguien os pregunta porqué lo desatáis, diréis que el Señor lo necesita….” (Lucas 19,29)

 

Es la mañana de la chiquillería, empapándose del sentir cofrade, haciéndose mayores por dentro, sintiéndose parte de algo grande, que aunque se repita todos los años, es irrepetible. Del gozo de un pueblo que cada Domingo de Ramos respira esperanza e ilusión, y que está deseando ver otra vez a todos sus niños con palmas y olivos, acompañando a su Jesús bajo la atenta mirada de su Madre María Santísima del Amparo.

 

En los rostros de los niños se adivinan ilusiones y alegrías por el comienzo de esta Semana, donde todos disfrutarán oyendo tocar las bandas de cornetas y tambores que inundarán de sonidos nuestras calles. Una Hermandad que hoy es ejemplo de buen trabajo, de seriedad y de un gran esfuerzo para fomentar una auténtica cantera de buenos cofrades, que el día de mañana irán nutriendo a todas y cada una de las demás Hermandades. Una Cofradía humilde, que se convierte en señorial cuando le llega el momento. Atrás quedan aquellos años desde su reorganización y primera salida; por la tarde y desde la Iglesia de la Veracruz. Año que tuve el inmenso honor de participar como nazareno.

 

 

 

Son las ocho de la noche y en un calvario muy particular, el calvario de nuestra Álora, se hará real la oración de Jesús en Getsemaní.

 

Me afloran mis primeros recuerdos de esta Cofradía: un gran mar de túnicas blancas y capirotes rojos, saliendo desde la “cancula”, una organización perfecta y una gran seriedad infundida por sus mayordomos.

 

Pero antes de todo esto y con bastantes días de antelación, los nazarenos teníamos que recoger nuestras túnicas en la Veracruz, enfrente de Hidalgo, en un pequeño almacen. Recuerdo largas colas de muchachos y niños que tras salir del colegio, a las cinco de la tarde nos sentábamos en los escalones de la Veracruz, para esperar esa ansiada caja de madera  que en su interior contenía: túnica, capa, cinturón, escudos , guantes y todo lo necesario para los nazarenos.

 

 

En la profundidad del olivar, sólo ante el Padre, Jesús como Hijo amado, como Hombre, tiembla ante el pavor de su muerte, postrado en la tierra, sumergido en un mar de tristeza, arrodillado y orando con serenidad, por los innumerables crímenes de los hombres y su ingratitud para con Dios; sintió un dolor tan vehemente que, temblando, exclamó:

 

“ ¡Padre mío, si es posible, aleja de mí este cáliz!”

Aunque pasado unos momentos añadió:

“Hágase vuestra voluntad no la mía”

 

Desde su Capilla en el Calvario comienza su desfile procesional el Cristo que tallaran las manos del gran imaginero Luis Álvarez Duarte. El barrio entero se vuelca con su Cristo, ya está el Huerto en su calle, entre olivos, meditando sobre un nuevo humano valor que en este idéntico sitio nos entregó el Señor. Cumplimiento que cada año tiene lugar en el Monte Calvario, poniendo en evidencia cada Domingo de Ramos que a Dios hay que rendirle plena y total obediencia. Recorre nuestras principales calles con la misma marcialidad de antaño, que se acentúa aún más cuando se dispone a doblar la esquina de la Veracruz, donde lo espera todo su pueblo. Un pueblo que no le va a dejar hasta verlo de vuelta en su barrio.

 

 

 

En los días siguientes al Domingo de Ramos se respira un aire especial en Álora, en cualquier calle, en cualquier esquina, en cualquier plaza, en cualquier lugar de nuestro pueblo. Es el olor que nos anuncia que estamos muy próximos a los días claves de nuestra Semana Mayor.

 

En los almacenes de las cofradías ya no se para de trabajar, hay un constante entrar y salir, reuniones de portadores de trono para su talla, reuniones de albaceas de procesión, reuniones de Juntas de Gobiernos, en definitiva, el último esfuerzo del año para que todo salga como deseamos.

 

En las casas de los cofrades no lo es menos. Es la hora de planchar túnicas, de los dobladillos, de buscar los guantes, las corbatas, las chaquetas, las camisas, los cordones, un sin fin de detalles que hacen que estos días sean los más cortos y al mismo tiempo los más largos del año.

 

En la noche del Martes Santo, en total oscuridad, con gran silencio y recogimiento se realiza el traslado del Santísimo Cristo de los Estudiantes. Una de las estampas más bellas de toda la Semana Santa. Un gran río de cirios que iluminan el paso de su Cristo por las angostas y empinadas calles que lo llevan hasta el Castillo desde donde iniciará su recorrido en la tarde noche del Jueves Santo.

 

 

 

VIA  CRUCIS

 

“En aquel tiempo, uno de los doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes y les propuso: ¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego? Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo”.

 

Es Miércoles Santo y el Crucificado de la Vera-Cruz está preparado. Durante la noche cerrada sólo se oye el canto de los feligreses que rezan. No hay música de fondo, sólo Jesús clavado en su Cruz.

 

¡Que calle la música!

¡Que las luces no distraigan!

¡Que se haga el silencio!

Silencio pido al silencio

Jesús en la Cruz agoniza

El dolor es intenso.

 

 

JUEVES  SANTO

 

Amanece el Jueves Santo, y desde muy temprano ya se vive el ajetreo propio de estos días, los últimos preparativos de los tronos. Se oyen golpes de martillos y herramientas que utilizan los hermanos de las cofradías para el montaje de los tronos. Se adivinan manos de hombres y mujeres que colocan las vestiduras, las sayas, los mantos y los cordones dorados a nuestros Cristos y Vírgenes. Todo ello mezclado con el olor a romero que ha impregnado a nuestra Parroquia. Cada hermandad hace sus preparativos y ayuda en lo necesario a los demás. En estos días los recintos santos se convierten también en la casa de las cofradías.

 

Durante todo el día, se han puesto con delicadeza y esmero la candelería, los adornos florales y los últimos detalles que a veces pasan inadvertidos para muchos, pero que suponen gran trabajo para los hermanos. Algunos de ellos no dejan de asomarse a la calle y mirar al cielo una y otra vez. Cada uno da su propio pronóstico, aunque curiosamente ninguno de ellos menciona la palabra “lluvia”.

 

 

 

Se acerca la hora de la verdad y los nervios se acentúan. La Iglesia de la Encarnación se va inundando de túnicas negras, verdes y como no las “moras”, que hacen su oración antes de subir la calle Ancha. Desde la caída de la tarde, suenan cornetas y tambores por nuestras calles, que provocan en todos los cofrades un cosquilleo en el estómago que nos anuncia que tenemos nuestra cita anual .

 

Noche clara y serena. En la parte más alta del pueblo, testimoniando la fe de sus hijos, se levanta el Castillo de las Torres,  Capilla del Nazareno. En él está el tesoro y el corazón de este pueblo. Allí está Jesús y a sus pies su pueblo que le aclama y venera.

 

Fieles a su cita y haciendo gala de su honor de Caballeros Paracaidistas, vuelven un año más para acompañar a su Protector.

 

¡Cuánto te pesa tu cruz, y que ligera es la nuestra llevándote a hombros!

Jesús desciende por la calle Ancha acompañado por hombres y mujeres que rezan a su paso pidiéndoles que sus plegarias sean elevadas al cielo. Hombres y mujeres, que con tu mirada serena y piadosa, les has hecho fácil el comprender lo difícil que es ser cristiano.

 

Al toque de campana, los hombres de trono se convierten en los pies del Nazareno y Álora en Cirineo que te ayuda a caminar, para que el áspero calvario que te espera se convierta en limpia senda de esta bendita tierra.

 

 

 

Le sigue el Crucificado, el Cristo de los Estudiantes, el Cristo al que por primera vez en mi vida acompañé  como nazareno, año en el que tuve el privilegio de conocer a un auténtico cofrade y mejor persona: Antonio Lobato. Razón por la que siempre tendré mi corazón un poco “morao”.

 

Señor al verte en tu Cruz, ofreciéndote al Padre por todos nosotros, te suplicamos el perdón por nuestras incesantes caídas, por nuestras debilidades, por nuestros fracasos, por nuestras negaciones, por nuestros rencores.

 

¿Dónde está esa escalera? ¿Cómo quitarte esos clavos, como quitarte esas llagas, como pedirte perdón por nuestros pecados?

 

 

 

 

Tras Él, el fiel discípulo: San Juan Evangelista.

 

Haciendo honor a la Historia Sagrada y a la tradición popular, siempre estará al pie de la cruz, de la pasión y el sufrimiento.

 

Fue el único de sus discípulos que junto con la Madre de Jesús, y con las Santas Mujeres, no le abandonaron. El mismo nos cuenta que viendo Jesús a su Madre y al discípulo a quien amaba, le dijo a aquella: “Mujer, he ahí a tu Hijo”. Después, dirigiendo su mirada al discípulo, le dijo: “He ahí a tu Madre”.

 

 

Los rostros de su juventud reflejan la ilusión que les produce ver a sus titulares en ese grandioso trono dorado, cuando pasan por el dintel de la puerta de nuestra Parroquia.

 

Con mucha elegancia y precisión caminan, San Juan y María Santísima del Amor, entre saeta y saeta, con esa forma tan peculiar que tenemos de rezar los andaluces, que no es otra que llorar cantando , con un ambiente impregnado de incienso, hace su entrada en la Plaza de la Fuentearriba. Un encuentro con su pueblo, lleno de sensaciones, lleno de nuevas ilusiones y lleno de cariño, el cariño que Álora le tiene a esta gran Cofradía.

 

 

Mientras la Vírgen de los Dolores ya está preparada, ha sido vestida cuidadosamente, se ha decorado su magnífico trono bajo palio, se han colocado las flores que despiden un olor peculiar, mezclado con el incienso y el humo de la candelería que la alumbran.

 

Espera paciente como cualquier Madre sumisa, a que llegue la hora de acompañar a su Hijo por nuestras calles.

 

La Virgen camina orgullosa, portada por los hombros de sus hermanos, que le rezan, le piden, y le dan gracias. ¡Es la Madre de Dios! ¡Es la Madre de todos los perotes! Camina desconsolada y angustiada, por el dolor que le produce saber que su Hijo va a morir en la Cruz . Bendita mujer que llena de esperanza el camino de cuantos creen y confían.

 

Aunque en la procesión vengas  detrás, nunca te sientas sola. Los perotes sabemos esperar. Aguardaremos siempre el tesoro más preciado, a la mujer sin igual. El Creador te eligió entre todas. ¡Bendita eres, Señora, Virgen de los Dolores!

 

 

 

VIERNES SANTO

 

Después de una noche vivida intensamente, sin tiempo apenas para descansar, Álora se despierta a los sones de la banda de cornetas y tambores de los Caballeros Legionarios y se prepara para el día más grande de nuestra Semana Santa.

 

Nuestras calles se llenan de gente más que nunca. Los de aquí, los que viven fuera, que quieren seguir sintiendo lo que sólo en Álora se puede sentir el Viernes Santo por la mañana, y los que vienen empujados por la curiosidad y que vuelven a sus casas con un solo pensamiento: regresar a nuestro pueblo el próximo año; porque este día nadie es de fuera, todos se sienten perotes.

 

En el centro de la Plaza Baja de la Despedía, al ritmo del “Bolero” y “El novio de la muerte”, se consuma el acto más arraigado de nuestra Semana Santa: la “Despedía”.

 

Es imposible describir los sentimientos de esos instantes, en que Jesús y su Madre se arrodillan frente a frente hasta tres veces, con sólo ocho portadores en cada trono, pero con todas las miradas y nuestros corazones bajo sus varales.

 

Dos palabras tan antónimas y tan sinónimas a la vez, “Despedía” y “Encuentro”. Lo que más me hace seguir creyendo en nuestras tradiciones, es el encuentro de Jesús y Dolores en el comienzo de la calle Ancha. La Madre despide a su Hijo. Un mar de guantes blancos abrazados por encima de los varales de ambos tronos, como si intentaran retener aún más ese increíble momento. Guantes blancos de túnicas “moras”, abrazados a los guantes blancos de túnicas negras, como si de una sola Hermandad se tratara, porque en realidad se trata de una sola: la Hermandad de los Cristianos.

 

 

 

Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo  oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona. El velo del templo se rasgó por medio y Jesús en su agonía dijo: “Padre, en tus manos pongo mi espíritu”, y dicho esto expiró.

 

 

 

Ha llegado el momento de transformarnos y vestir nuestras calles de luto y recogimiento.

 

Desde muy joven me han impresionado las Hermandades de silencio. Al salir  de sus templos todo se queda a oscuras y los murmullos de las conversaciones van muriendo poco a poco.

 

 

 

Ocultos los rostros, mudos los labios, la vida en suspenso. Y en cada brazo, un cirio rojo alumbrando el infinito. Es Nuestra Señora de la Piedad, Madre de todas las madres. El pueblo se estremece en el silencio de la noche, todo está consumado. Estas muerto, pero no estás solo. Tu Madre la Virgen de la Piedad está contigo y todo el pueblo que reza y pide perdón por la parte de culpa en Tu tragedia.

 

¿Quién no le ha suplicado alguna vez una demanda de auxilio?

¿Quién no ha soltado algunas lágrimas al invocarla?

¿Quién no ha sentido un nudo en la garganta en algún momento de su procesión?

¿Quién no ha rezado una oración al verla?

 

Veracruz y Piedad, Piedad y Veracruz. Son ya dos vocablos unidos para siempre por la devoción forjada día a día hacia este grupo escultórico.

 

 

 

 

En esta noche fría y oscura, Álora vela tristemente al Mesías.

Cristo ha muerto.

Color “morao” para una noche oscura. Tu Archicofradía, de larga y esplendorosa trayectoria cofrade, te ofrecerá el funeral que Tu mereces, como Rey de Reyes que eres. Todo es silencio y pasión, todo devoción, promesa , penitencia y oración.

 

Se acalla el murmullo, las gargantas enmudecen; silencio, solo silencio.

Duermes Señor, el sueño de la muerte.

 

Pasa lentamente,  muy lentamente para que su pueblo le de el último adiós, con la sola luz de las velas y el único sonido de un ronco tambor.

 

 

Viernes Santo por la noche.

Se siente, se palpa, el  momento en que María Santísima de las Ánimas sale por el portón del Castillo de las Torres.

Nuestra alma se alimenta de sentimientos, convicciones y fe. Y la fe es el motor que mueve los corazones de este barrio totalmente volcado con su Virgen.

¡Silencio pueblo cristiano!

Que angustia y que pena más grande

Trae nuestra Madre

Reina del mundo entero,

Cuando tiene delante

a su Hijo en su entierro.

 

También es Madre nuestra por un encargo divino. Madre que nunca falla; mano cariñosa que está en los momentos más difíciles de la vida.

Cuántos días iremos a  Tu Capilla a mirarte, cuántos días iremos  a hablarte, cuántos días iremos  a pedirte que hagas de mediadora, y empezaremos por decirte simplemente ¡Madre!.

Y cuando llegue nuestro último día, nuestro fin , el día de la Misericordia, Tú sabrás disculparnos cada una de nuestras miserias, y engrandecer cada una de nuestras pequeñas obras. Te miramos a los ojos, como desde ahora te mirarán miles y miles de personas, cofrades y no cofrades, todos aquellos que se agolparán ante Tu trono, y te diremos antes que María, ¡Madre!.

 

 

 

 

Y como todos los años, sin fallar ninguno, a media noche,  el luto viste de negro a una Dolorosa sencilla. Soledad.

No estás sola. Álora entera siempre bajo tu manto solidario está contigo, en tu amargura, junto a Ti compartiendo Tu luto, y compartiendo Tu dolor.

 

Sobre tus andas vas recogiendo nuestras oraciones, pero, eso sí, en silencio, que no queremos perturbar tu recogimiento.

 

Madre de Dios y Madre Nuestra, que nos socorres en los momentos más difíciles y guías nuestros pasos, a veces equivocados o perdidos.

 

 

 

Al mismo tiempo que sentimos la inmensa tristeza de que la Semana Santa empieza… a terminar; sentimos la gran alegría de la Resurrección.

 

El Sábado será un día de meditación, descanso y relajamiento.

Duermen los redobles de los tambores y las estridencias de las trompetas. El pueblo está a la espera, pero en calma. La vida religiosa volverá a revivirse en esta noche, concretamente al gloria de la Misa. Con júbilo, la luz que ilumina al mundo y a la propia vida, volverá a flamear en el Cirio Pascual , y el agua que regenera al hombre y lo reconcilia con Dios será sustituida por otra nueva.

 

 

 

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

 

 

Y ocurrió lo que estaba escrito.

 

“Jesús murió en la Cruz, fue enterrado y al tercer día resucitó gloriosamente de entre los muertos”.

 

Álora celebra la Resurrección con alegría, con música, con ruido, con fiesta, porque el acontecimiento lo merece. Que se vaya la noche, que se vaya la tristeza. Cristo ha vencido. El que vimos crucificado está hoy Resucitado.

 

Por eso quienes nos llamamos y nos sentimos cofrades , antes que cualquier otra cosa, proclamamos hoy y siempre que el Santísimo Cristo Resucitado no es el último sino el primero de nuestros Titulares, que está vivo y presente entre nosotros, que es de todos y de ninguno en particular.

 

Y este es el mensaje que con humildad y sincera modestia quiero ofreceros a todos.

 

 

 

La Semana Santa como celebración externa del sentimiento, la tradición y la cultura popular ha concluido. Ahora hay que comenzar el trabajo que nos gusta menos. Hay que desmontar los tronos, guardar los enseres…. y también algo de nosotros mismos. Pero desde este mismo momento empezamos a forjar nuevos sueños e ilusiones que si Dios quiere se veran la Semana Santa del año que viene.

 

Se acaba el Pregón oficial de nuestra Semana Santa. En este pregón no se dice todo, se dice una parte del todo. Dejemos que continúe el importante, el verdadero, el pregón de la calle, el pregón que da el pueblo con su asistencia a los cultos, con su presencia en las procesiones, con su trabajo en las cofradías, el pregón que da el pueblo transformando su forma de ser, acercándose a Jesús. Ese es el verdadero pregón.

 

Para finalizar, y en la esperanza de no haber abusado de vuestra presencia, y sobre todo de vuestra gran paciencia, os pido disculpas por los posibles errores cometidos. Os envío un abrazo y os invito a vivir la Semana Santa en toda su dimensión, aunque sea al menos por unos días, nuestros resentimientos, nuestras envidias y nuestros egoísmos queden sepultados en el olvido y den paso a la tolerancia, la paz y el perdón para, de esta forma, asemejarnos siquiera un poquito al que tuvo la inmensa generosidad de darlo todo por nosotros, incluso la propia vida.

 

Jesús nos dijo: “YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA”

 

 

MUCHAS GRACIAS.

 

Artículo anteriorTercera época Nº7 (2008)
Artículo siguienteTercera época Nº8 (2009)

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Navas-Parejo, Hijo predilecto de Álora (1995-2021)

https://youtube.com/playlist?list=PLH-myhnldeKx_U4GUezXj3R1EU3XKaphs

Congreso internacional de cofradías

Álora presente en el IV congreso internacional de Hermandades y Cofradías por medio de la comunicación "NAVAS-PAREJO, influencia y repercusión de un malagueño universal...

Primera procesión tras la pandemia

Con ilusión hemos recibido los hermanos de Jesús la noticia de que nuestro Crucificado saldrá en procesión el próximo 23 de octubre con motivo...