18 abril, 2024
Inicio DESTACADOS Jornada inolvidable en el Benito Villamarín

Jornada inolvidable en el Benito Villamarín

El amanecer no terminaba de disipar dudas. En ningún momento estaba clara la victoria del sol al nublado que estropeaba el clásico azul de la espectacular Sevilla en la mayoría de mis visitas.

Muy destacables fueron los ánimos efusivos de sevillistas que nos paraban, originados por mi bufanda del Athletic. Nos dirigimos por Sierpes hasta Plaza San Fernando: muchos y muy buenos recuerdos siempre confluyendo en la memoria de mi padre que tanto disfrutaba en la capital de Andalucía.

Sin darme cuenta el imponente estadio del Real Betis Balompié me sorprendió por sus dimensiones, que desde cerca cambiaban mi percepción. La emoción en el aire era palpable, y mis amigos Antonio, Jesús y yo no podíamos contener nuestra alegría. Era nuestro primer viaje juntos al estadio para presenciar un partido de fútbol, y estábamos ansiosos por sumergirnos en la atmósfera única que solo un campo de fútbol puede ofrecer.

Desde el momento en que entramos por las puertas, nos envolvió el bullicio de la multitud y el aroma de los bares previos al choque. La energía era contagiosa; risas, cánticos y gritos de ánimo llenaban el aire. Nos unimos al mar de camisetas verdiblancas mientras buscábamos nuestras localidades, emocionados por presenciar el enfrentamiento entre el Real Betis y el Athletic Club.

A medida que nos acomodábamos en nuestros asientos, contemplábamos el campo perfectamente cuidado ante nosotros. El sol de Sevilla solo asomó al final del choque y la lluvia no paraba de favorecer al Athletic que no tuvo su día. Fue un día precioso para disfrutar del fútbol, independientemente del resultado final.

El pitido inicial marcó el comienzo de un espectáculo emocionante. El juego era rápido y frenético, con ambos equipos luchando por la posesión y buscando abrirse paso hacia el gol. A pesar de que nuestro equipo, el Athletic Club, pecó de una incomprensible bisoñez y en ningún estuvo cerca de la victoria, cada momento en el estadio fue una experiencia inolvidable.

Durante el partido, Antonio, Jesús y yo nos sumergimos por completo en la pasión del juego. Aplaudimos y sufrimos, unos mas que otros, con cada oportunidad perdida y cada ataque emocionante. La camaradería entre nosotros se fortaleció mientras compartíamos esta experiencia única.

A pesar de la derrota y de la lluvia, el ambiente entre los 53.500 asistentes seguía siendo muy bueno hasta el pitido final. Una acogida por la afición verdiblanca realmente gratificante, nada que ver con otros momentos en los que la zamarra rojiblanca ni podía llevarse en algunas de las visitas de nuestro viejo y entrañable Athletic Club a Andalucía.

Click para ver fotos

 

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

XXXVII PREGÓN OFICIAL DE LA SEMANA SANTA

Coordina: Cofradía de la Pollinica Pregonero don Jesús Mora Calle

Navas-Parejo y la Virgen de Flores

Mi natural curioso me hace toparme estos días con uno de los recuerdos más preciados de Tito Regino. Se trata de una antigua caja de...

Cartel oficial Semana Santa 2024

Santísimo Cristo Resucitado Pintora: Celia Vera Gómez

Jornada inolvidable en el Benito Villamarín

El amanecer no terminaba de disipar dudas. En ningún momento estaba clara la victoria del sol al nublado que estropeaba el clásico azul de...