31 octubre, 2020
Inicio A los pies del Nazareno Ellos hicieron historia José Segura Fernández (1961-2012)

José Segura Fernández (1961-2012)

Octavo aniversario del fallecimiento de Pepe Segura.

Se muere algo en el Alma, en nuestra Alma, en el Alma de Blanca tu mujer, de tus hijos Sebastián y Juan, en el Alma de nuestra Cofradía, en el Alma de tantos como quisimos, fruto del cariño que tú nos has demostrado y trasmitido.

Hablar de Pepe Segura es para nosotros hablar de cordialidad, amabilidad, educación saber estar, respeto, diálogo, saludo entrañable, historias contadas inacabables, anécdotas llenas de nostalgia, disponibilidad, entrega, servicio, nobleza, sencillez, exageración, entusiasmo… y un sinfín de sentimientos que, junto a la devoción a san Antonio de Padua y al Corazón de Jesús, su afán por el periódico deportivo, su carácter impulsivo y nervioso, envuelto por el halo de la rareza y lo extraño, han hecho de su personalidad un volcán de espiritualidad, que el que lo trataba se quedaba siempre en deuda con él, para seguir dialogando, para seguir compartiendo lo que él era.

Nació el 9 de septiembre de 1961. Hijo único de sus padres, Juan y Antoñita, criado junto al calor de su abuela materna Josefa Martos en el n.º 11 de la calle Cádiz de las Casas Nuevas, creció Pepe jugando en las calles de Álora, aprendiendo en el colegio situado junto a la Iglesia Parroquial y en el grupo escolar, con sus amigos más entrañables, entre los que se destaca Juani Rengel, ahijado de sus padres, amigo inseparable hasta la muerte.

Cursa sus estudios en el Instituto de nuestro pueblo, estudia Auxiliar de Farmacia, hace el servicio militar en León y trata con tal familiaridad a la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que, igual que sus hijos ahora, se desvela siendo un joven inquieto por la Cofradía, en el Almacén de la Hermandad y bajo la Mirada Amorosa del Señor de las Torres; joven ilusionado, bohemio y soñador que lleva a cabo sus sueños más remotos.

Con sus bromas, su buen humor, su cercanía, su cariño y su amistad me hizo descubrir su persona.
Hablar de Pepe Segura es relacionado con nuestro Cofradía a la que quiso tanto. Y hablar de Pepe Segura era, y es, ser fiel a la historia, conocer a aquellos tres jóvenes, a Bori, a Juan Cristóbal y a él, luchando por el sueño histórico de volver hacer la Estación de Penitencia con el Señor de la Columna por las calles de nuestro pueblo.

El 10 de julio de 1993 contrae matrimonio eclesiástico con Blanca Lería, timón fiel de su barco hasta el momento de expirar. Nacen sus dos hijos, Juan y Sebastián, se asienta en Álora en la calle de Átras, trabaja en Seur, se muda a la calle Santa Ana, encuentra trabajo como vigilante de seguridad y se traslada a Ronda, ciudad de Cruz y de Gloria.

En la ciudad del Tajo lleva a cabo la unidad de los hijos de Álora, que por circunstancias vivíamos allí, para crear la Casa de Álora en Ronda ¡Cuánto empeño, dedicación, ganas de unir a los perotes, de compartir momentos y convivencias entre la gente del Pueblo.

Sus circunstancias laborales le llevan a estrechar un vínculo fuerte con la Hermandad de la Columna de Ronda, cuya representación se hace partícipe en esta Eucaristía con miembros de su Junta y con la Bandera de la Cofradía que cubre su féretro, y participa en cabildos, reuniones,
haciendo propuestas que se llevan a cabo con éxito, participando en Congresos a nivel nacional y creando un archivo histórico personal que algún día se descubrirá.

El Viernes de Dolores del año 2011 nos dan una mala noticia: empieza tu Calvario.
Estos últimos días eras la misma Estampa e Imagen de un Cristo Atado a la Columna:
El Cíngulo del Cuello… el estrecho cable que te suministra oxígeno.
El Cíngulo de la Mano… el catéter que te administra la medicina.
La Pureza… la sábana blanca del hospital que cubre tu cuerpo.
Las Espinas de la Cabeza… las punzadas que has padecido cada vez que el dolor se agravaba.
Los Azotes… cada vez que te mortificaban los dolores en la espalda.
Los Ojos cerrados… la Boca entreabierta… y todo ello y todo tú amarrado en la Columna de tu cama, Altar santificante, preámbulo de la Cruz.
¡Cuántas veces me has hablado de la Virgen de Flores! ¡cuántas súplicas las veces que la has portado en tus hombros!

Antonio Jesús Carrasco Bootello

Artículo anteriorLa fe en las ondas
Artículo siguienteLeandro Carrasco Bootello

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Despedida a Tomás Salas

Esta mañana Álora entera ha despedido a uno de los máximos exponentes de la música local,, estudioso de su floclore y costumbres. Con estas...

Frases de vida

Cliquea en la imagen

DOMUN 2020

Reflexión del Evangelio del XXIX Domingo del Tiempo Ordinario por mi hermano Antonio Jesús. Ver Vídeo