2 agosto, 2021
Inicio A los pies del Nazareno Nuestra esencia más íntima La Misericordia te habla desde la Cruz

La Misericordia te habla desde la Cruz

Te invito a que, ya asomado de lleno al periodo vacacional, medites ante esa Imagen de Cristo Crucificado, el Cristo de los Estudiantes, que con los Brazos Abiertos te señala cómo tiene que ser la forma de Vivir y de Morir de un Cristiano.

Providencialmente, cuando celebramos en 2016 el LXX aniversario de la llegada de nuestro Cristo al Pueblo, a través del Cual el perote Navas Parejo derramó toda la esencia del Perdón y de la Ternura, la Iglesia conmemoraba el Año de la Misericordia , y qué mejor Escena que contemplar su Imagen para que se nos quede plasmada en nuestra mente y en nuestro corazón la actitud de la Misericordia personificada que, con su Entrega en la Cruz, nos está hablando de su talante inconfundible de modo que sintamos muy de cerca cómo Dios nos ama.

Su forma de Expirar inclinando su Cabeza hacia su pecho te enseña que en el Corazón de Cristo debes poner toda tu confianza, tu entrega y tu sacrificio, amándolo con todas tus Fuerzas, tu Alma y tu Ser, porque Él siempre se inclina hacia ti para escucharte.

Sus Manos atravesadas por los Clavos del Martirio te hacen pensar tu identificación con su Imagen cuando te sientes atravesado por la Noche del Dolor y es el Mismo Señor el que no quiere que te sueltes de sus Manos.

Sus Pies fijos en el Tronco del Santo Madero refleja la Fijación en el Árbol de la Cruz para que sepas clavar tu Corazón a sus Pies, de modo que sólo te dejes acompañar por Él, Camino, Vida y Verdad.

La Gota de Sangre que brota del Manantial de su Costado es Bebida que nos purifica y que debemos recibir para la Salud del Alma y empezar a tener Misericordia con aquellos que no tuvieron la oportunidad que tú tienes: Rezar ante el Amigo que te salva, ante Quien te sientes Perdonado.

Son 75 años de Agradecimiento a todos y a cada uno que hicieron lo posible para que su Iconografía Religiosa bendijese las calles de nuestro Pueblo y expresara con sus Brazos Abiertos que Él te espera siempre en la Cruz, donde Reina, y así poder hacerte partícipe de su Victoria Final en el Reino de los Cielos y de su Misericordia Infinita en la Tierra.
Míralo, contémplalo, reza y dile:

“Ante Ti todo lo dejo
Jesús mío taladrado
Cálido Sol Apagado
Buscando tu buen Consejo

Consuelo de la marchita rosa
Misericordia Infinita
Pábilo que Resucita
Jaculatoria Preciosa

Luz que alumbra todo hombre
Joya de un Reino Cristiano
Convocas con tus dos Manos
Grano que la Espiga esconde

Mi Alma te la regalo
No mires si hubo Pecado
Convierte mi Agua en Vino
Señálame Tú el Camino
¡Qué quiero ser Traspasado!”

 

Antonio Jesús Carrasco Bootello, Sacerdote

Artículo anteriorGrata sorpresa

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

La Misericordia te habla desde la Cruz

Te invito a que, ya asomado de lleno al periodo vacacional, medites ante esa Imagen de Cristo Crucificado, el Cristo de los Estudiantes, que...

Grata sorpresa

Hoy he tenido la alegría del día al encontrarme con un cartel en el que aparece el "Señor de las Torres" -creo que de...

ABP: hacia un aprendizaje interdisciplinar presencial y a distancia (6ª edición)

Hoy he concluido un nuevo curso del INTEF.  Aunque las tareas propias de final de curso no me han dejado mucho tiempo para la...

Perotes en torno a la Virgen de Flores

En la tarde de ayer sábado, y por segundo año consecutivo, se congregaron en la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán un nutrido grupo...