31 octubre, 2020
Inicio Genealogía Bootello Miguel Bootello Bootello (1927-1993)

Miguel Bootello Bootello (1927-1993)

Ver álbum familiar

Sin duda la fecha del centenario fundacional de la Legión, me parece propicia para recordar a uno de los primos hermanos de mi madre más singulares que tuvo el honor de terminar su carrera militar como Brigada de tan glorioso cuerpo del ejército; siendo muy pequeño de su voz escuche por primera vez y aprendí “El Novio de la muerte” junto al lema que lo identificaba en la familia «Bootello soy al peligro voy»

Miguel Bootello Bootello, nace el 7 de marzo de 1927 en Álora. Único hijo de Miguel Bootello Romero y Natividad Bootello Casermeiro que se desvelaron porque tuviera una infancia llena de comodidades. Dada su buena situación económica, le facilitaron los estudios Primarios en el Colegio San Estanislao de Kostka de El Palo (Málaga) regido por los PP. Jesuitas donde permaneció internado.

Después de una infancia confortable empezaron las curvas en su vida debidas a circunstancias variadas y complejas que se producían en su familia. A principios de los cincuenta sorprende a todos con su alistamiento en la Legión. Es destinado al 4º Tercio “Alejandro Farnesio” que en 1958 toma el mando en Villacisneros (Sahara español), allí nuestro paisano va a permanecer durantes una década de su vida, en la que van a producirse la muerte de sus progenitores a cuyos entierros no podrá asistir.

En su azarosa vida militar, empiezan los problemas circulatorios que años más tarde le provocaron la amputación de sus dos piernas. Tras permanecer casi doce meses en el hospital militar de Málaga -actualmente denominado doctor Pascual- vivió entregado a la medicina,  los galenos hicieron lo posible y lo  imposible, pero su condición de diabético y la adicción al tabaco no ayudaron a un restablecimiento.

En este acontecimiento, que se produce a principios de los años setenta, lo acompaña su esposa -desde 1966- Juana Díaz Salas, fiel escudera en la nueva y dura vida que el matrimonio -sin descendencia- emprenderá en su domicilio de calle de Atras número 19 -esquina con calle Nueva-.

La peculiaridad de su personalidad le dio dotes portentosos para los números y un don acentuado para trasmitir de forma altruista sus conocimientos sobre el Ajedrez a decenas de muchachos de Álora que acudían a su casa a diario para afianzar su predilección por este deporte, tanto hizo Miguel por el Ajedrez en Álora que desde 1996 se celebra el Memorial “Miguel Bootello” patrocinado por el Ayuntamiento de Álora y la Diputación Provincial.

Como no podía ser de otra manera, era hermano de Jesús de las Torres de cuya imagen antigua conservaba un cuadro que conocí siempre colocado en la subida de las escaleras de acceso a dormitorio, de cuyo balcón veía todas las procesiones que pasaban por el recorrido oficial, siendo la puerta de su casa parada obligatoria para todas las cofradías.

Aunque teníamos la consideración durante varios años de seguir parando los tronos cuando su mujer abría aquel balcón ya sin Miguel, el gran detalle lo tuvo con él la Virgen de Flores en la Romería de 1993, la tarde antes -11 de septiembre- recogía su alma encomendada al Sagrado Corazón de Jesús y aquella mañana de duelo pasó por su casa abierta de par en par sustituyendo los tradicionales cánticos del día por un Padre Nuestro que rezó mi hermano Antonio Jesús.

Seguro que desde el Cielo, estará hoy celebrando el primer centenario legionario acompañado de muchos de los cien mil españoles que han pasado por los tercios de tan glorioso cuerpo del ejército. Sus cenizas reposan, junto a las de sus padres, en el columbario de la Virgen de Flores.

 

Próximamente ampliaremos el álbum familiar con recuerdos y algunos de sus premios.
Artículo anteriorCentenario de la Legión
Artículo siguienteToda la suerte del mundo

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Despedida a Tomás Salas

Esta mañana Álora entera ha despedido a uno de los máximos exponentes de la música local,, estudioso de su floclore y costumbres. Con estas...

Frases de vida

Cliquea en la imagen

DOMUN 2020

Reflexión del Evangelio del XXIX Domingo del Tiempo Ordinario por mi hermano Antonio Jesús. Ver Vídeo